18.6 C
Los Angeles
Friday, May 24, 2024

La Liga Defensora, bufete de abogados con oficinas en varios Estados es acusada de estaba por parte de sus clientes latinos

Legal AffairsDelitosLa Liga Defensora, bufete de abogados con oficinas en varios Estados es acusada de estaba por parte de sus clientes latinos

Juan ingresó a los Estados Unidos en busca de asilo, huyendo de la pobreza en su República Dominicana natal. Al llegar a la frontera, cruzó el río con una docena de dominicanos después de pasar aproximadamente un mes viajando en trenes, autobuses y viejos moteles. El Coyote, su guía, los dejó a un paso de la orilla del río, impartiendo consejos sobre cómo evitar ahogarse durante su travesía hacia Estados Unidos.

Sudado, hambriento y con los pantalones mojados de orina, Juan llegó al lado estadounidense de la frontera, donde fue detenido por la patrulla fronteriza. Admitido en los EE. UU. en libertad condicional para solicitar asilo, recibió asistencia de una organización sin fines de lucro de inmigrantes con sede en Texas, cuyo nombre se le escapa, que proporcionó comida y ropa nueva. Al preguntarle sobre su destino, Juan eligió Nueva Jersey, donde tenía un primo. A pesar de tener un hermano en Houston, Texas, Juan dudó en revelar su llegada, temiendo su desaprobación dado su anterior consejo contra la entrada por la frontera. Tales preocupaciones pesaron mucho en Juan, pues su hermano era su amado hermano mayor.

Así comenzó su viaje hacia la tierra de oportunidades.

En busca del sueño americano, el joven de 27 años consiguió empleo como barbero en Nueva Jersey, un oficio que practicaba en la República Dominicana. Aunque los salarios eran modestos, le permitieron comenzar a ahorrar para representación legal y así buscar la residencia y rectificar su estatus legal.

“Tengo un hijo en la República Dominicana (D.R.)”, reveló Juan. “Le envío dinero cada mes. Su madre no trabaja, y todo recae en mí”, agregó. “Apenas había ahorrado $1,600 para iniciar los trámites y asegurar representación legal, y luego esto sucedió”, lamentó.

Después de varios meses en los EE. UU., Juan conoció a su futura esposa a través de la aplicación de citas Tinder. Residente de Fresno, California, y de ascendencia mexicana, ella se convirtió en el faro de esperanza de Juan. Con los $1,600 que había ahorrado, Juan se trasladó a California, se casó e inició la petición de inmigración de su esposa. Reconociendo las complejidades del proceso, contrataron a La Liga Defensora para navegar el papeleo y representar a Juan ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS).

Sin embargo, la decisión de retener a La Liga Defensora, una firma de abogados infame que apunta principalmente a una clientela latina, con trece oficinas en seis estados, resultó fatal. Impulsado por Juan, su hermano, un profesional con educación universitaria y ciudadano estadounidense residente en Houston, realizó una búsqueda en Google de la firma. En cuestión de segundos, descubrió señales de alerta inquietantes: críticas de Google desastrosas, principalmente de clientes latinos insatisfechos que alegaban fraude y engaño. Además, el sitio web exclusivamente en español y la información de contacto levantaron sospechas de explotación dirigida.

Con crecientes preocupaciones, Juan y su esposa solicitaron rápidamente un reembolso de los $1,500 que habían pagado a La Liga Defensora apenas unas horas antes. Asegurados de un reembolso por la recepcionista de la firma, anticipaban una pronta resolución. Sin embargo, pasaron días sin restitución. A pesar de las persistentes preguntas a lo largo de un mes, las promesas de reembolso quedaron sin cumplir, dejando a Juan y su esposa sintiéndose vulnerables y defraudados.

Impulsados por un sentido de traición, Juan y su esposa escrutaron las críticas de Google de La Liga Defensora, descubriendo una letanía de quejas similares de otros presuntos víctimas. La realización de que no estaban solos en su situación:

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles